Inicio / Lo que está pasando / A responder por caso Reficar: se estiman sobrecostos por $17 billones

A responder por caso Reficar: se estiman sobrecostos por $17 billones

Nueve meses después de analizar 8 teras de información -algo parecido a más 8.000 millones de archivos de Word- y de viajar junto al FBI a Houston, Texas (EE. UU.) a recolectar información de lo que sucedió en el caso de corrupción más grande de Colombia, la Fiscalía tomó las primeras decisiones en el escándalo de la construcción de la Refinería de Cartagena (Reficar): imputar el próximo 7 de junio a ocho altos directivos de Reficar, Ecopetrol y la firma Chicago Bridge & Iron Company (CB&I), encargada de construir la refinería; citar a interrogatorio a expresidentes y al presidente de Ecopetrol, y llamar a declarar bajo juramento a ministros, exministros y miembros de junta directivas.

Los primeros que serán investigados formalmente por el desfalco de $610.000 millones en sobrecostos en la construcción de Reficar serán los expresidente de la sociedad Orlando José Cabrales y Reyes Reinoso Yáñez; el vicepresidente jurídico de la refinería, Felipe Laverde Cardona; el vicepresidente Ejecutivo del Downstream —temas relacionados con la refinación—; Nicolás Isaksson Palacios, líder del grupo legal de Reficar desde 2013; los directivos de CB&I Philip Kent Asherman y Massoud Deudehban, y el revisor fiscal de Reficar entre 2013 y 2015, Carlos Alberto Lloreda.

Los delitos por los que son investigados son interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documentos. Según el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, si bien los hallazgos de la Contraloría estiman que los sobrecostos son superiores a los US$6.000 millones —$17 billones, lo que se recogería con más de dos reformas tributarias—, lo que hicieron los investigadores de la Fiscalía fue seleccionar un grupo de facturas que evidenciaban la “feria del derroche” que se dio en Reficar. Por ejemplo, uno de los casos es un inexplicable cobro que hizo CB&I al Estado por más de US$22.000 que se gastaron en bebidas alcohólicas y tratamientos de spa.

La primera fase de la investigación de las irregularidades que rodearon durante más de 12 años la modernización, planeación y construcción de Reficar, se centró en dos acuerdos firmados entre Reficar y CB&I en 2014, que evidencian la pérdida de $610.000 millones que terminaron en bolsillos particulares. Para entenderlo, la Fiscalía dijo que había que regresar al año 2003, cuando se promulgaron las leyes 812 y 819 que le dieron vida al proyecto. En la primera se dispuso que la construcción de la refinería se haría a través de financiación parcial del Estado y venta de acciones a un socio estratégico. De la segunda surgió el Conpes 3312 de 2004, que hablaba de que la modalidad contractual debía ser “llave de mano” para evitar sobrecostos, y al Conpes 3336 de 2005, que abría concurso público para buscar a un inversionista.

En 2006 apareció Glencore, que se convirtió en socio mayoritario al comprar el 51 % de las acciones de Reficar. El otro 49 % quedó en manos de Ecopetrol. Para 2007, la multinacional suiza eligió a CB&I como la encargada de la ingeniería y construcción de la refinería. Es decir, sería la encargada de contratar a otras empresas para adelantar la obra. Sin embargo, en mayo de 2009, Glencore se retiró del negocio invocando un evento imprevisto, imprevisible e irresistible, y sin invertir un solo peso. El 100 % de Reficar quedó bajo el control de Ecopetrol, lo que para la Fiscalía constituyó la violación de una de las leyes de 2003, pues el total de las obras se haría con dineros públicos.

Glencore salió ileso, sin sanciones y dejando una carga presupuestal inmensa a Ecopetrol. La Fiscalía indaga si existe alguna responsabilidad de los miembros de junta directiva que debían velar por la seguridad y viabilidad del negocio de la refinería. Por esa razón es que también se llamó a interrogatorio a los expresidentes de Ecopetrol entre 2002 y 2015 Isaac Yanovich Farbaiarz y Javier Genaro Gutiérrez; al vicepresidente de Refinación de la petrolera estatal, Jaime Leonardo Flórez Múñoz; al expresidente y exvicepresidente de Reficar, Jorge Enrique Carvajales y Andrés Virgilio Riera Burelli; al exrepresentante legal de Glencore, Richard Cohen; al alto ejecutivo de la multinacional y que también fue presidente suplente de Reficar, Sergio de la Vega, y a Augusto Mantilla Daza, director del proyecto Foster Wheeler & Process Consultant INC.

Esta última fue la que contrató en noviembre de 2009 Reficar para que supervisara el proceso de contratación que realizará CB&I. Además, la junta directiva suscribió en 2010 dos nuevos contratos con la constructora estadounidense porque debía cambiar la modalidad de contratación: ya no sería “llave en mano” -que ponía al socio estratégico, y no al Estado, a responder por sobrecostos-, sino “costos reembolsables”. Según el fiscal Martínez, esto desconocía lo que dictaba el Conpes y dejaba a merced de CB&I pasar las facturas que quisiera al control y auditoría de la firma Foster Wheeler, que finalmente daba la aprobación del desembolso de pagos con dineros de Ecopetrol.

“Con esta nueva modalidad se benefició a CB&I, que venía incumpliendo sus obligaciones en la ejecución de las obras”, precisó Martínez. Pero la Fiscalía sostuvo que en 2014 se tomaron las decisiones más lesivas para las arcas del Estado: firmar los acuerdos MOA (un memorando de entendimiento del 28 de febrero) y el PIP (proyecto de facturación que se formalizó el 28 de noviembre). Estos dos documentos fueron los que llevaron a que se provocara “el mayor descalabro del país. Generaron cobros irrazonables, desproporcionados y sin relación alguna con las obras de Reficar”, sostuvo el fiscal general.

“Se delegó al constructor, en un acto de confianza, que construyera el proyecto y Estado pagara las facturas. Pero no podía Reficar pagar todo lo que le mandara el contratista, tanto más porque se trataba de recursos públicos”, agregó Martínez, quien explicó que los directivos de Reficar no tuvieron en cuenta las alertas de Foster Wheeles que daban cuenta de facturas rechazadas, obsoletas, duplicadas, de servicios no prestados, de subcontrataciones no autorizadas y de gastos “suntuosos y extravagantes”. Si bien en mayo de 2014 tenía US$70 millones en cuentas por cobrar rechazadas, con los dos acuerdos CB&I recuperó la plata.

Por ejemplo, la Fiscalía encontró varios pagos por equipos que nunca se utilizaron en la construcción de la refinería y del cobro de salarios de personas que no movieron un dedo para ayudar con la obra. También, frente al resonado caso de la construcción de los andamios, los investigadores evidenciaron que CB&I cobró dos veces por este trabajo. “CB&I facturó independientemente por reparaciones y mantenimiento preventivo de los equipos alquilados cuando la tarifa pactada incluía ambos”, concluyó el fiscal general.

La Fiscalía continúa avanzando en las otras fases de la investigación del caso que, según sus cifras, movió una cantidad de dinero 18 veces mayor que la corrupción de Odebrecht. Otros que están bajo la lupa son quienes pertenecieron a las juntas directivas mientras se consiguió al socio estratégico, se ejecutó el proyecto -que tuvo atrasos por 27 meses- y aprobaron los desembolsos. Razón por la cual el organismo citó a que declararan bajo juramento al actual jefe de la cartera de Hacienda, Mauricio Cárdenas, que era representante de los socios minoritarios en la junta directiva de Ecopetrol; al exministro de Hacienda Óscar Iván Zuluaga; al exministro de Minas, Hernán Martínez, y Fabio Echeverry.

TOMADO DE: EL ESPECTADOR

También Puede Ver

Banco Agrario recupera los recursos prestados a Navelena

El pago cubre el 100% de la deuda, más los intereses corrientes y de mora, …