Inicio / Lo que está pasando / La hora de Óscar Naranjo

La hora de Óscar Naranjo

Desde hace varias semanas, una vez se conoció su postulación al cargo por parte del presidente Juan Manuel Santos, Naranjo se ha reunido con algunos de los partidos afines al Gobierno, como la U, los liberales y los conservadores, buscando el respaldo político necesario de cara a las iniciativas que desde ahora liderará: seguridad ciudadana y erradicación de cultivos ilícitos, temas inmersos en la implementación del Acuerdo de Paz firmado con las Farc.

Naranjo tendrá desafíos inmediatos. Uno de ellos, quizás el prioritario, es frenar la ola de asesinatos contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, la gran mayoría de los cuales, según el más reciente informe de la ONU, ha ocurrido en los territorios que las Farc han dejado por su traslado a las zonas de concentración. La idea del exdirector de la Policía es concretar un trabajo en equipo que involucre no sólo a las entidades del Gobierno y la Fuerza Pública, sino también a la Fiscalía, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo. “Tenemos que llegar integralmente a los territorios que han padecido el conflicto con capacidades preventivas y protectivas para asegurar la integridad de los defensores y líderes sociales”, ha dicho.

Otro tema neurálgico es la seguridad en los grandes centros urbanos. Las bandas criminales, el microtráfico, el hurto y la extorsión son males que los aquejan, y Naranjo ha hablado de devolverles la confianza a los ciudadanos. Más aún cuando la experiencia ha demostrado que la desmovilización de grupos armados ilegales trae como consecuencia el incremento de esas problemáticas. De ahí que otra de las tareas en las que seguramente se involucrará tendrá que ver con sacar adelante la recién anunciada reforma a la Policía, de tal manera que, articulada con las Fuerzas Militares, apoye la lucha contra el crimen organizado y sus fuentes de financiación, como la minería ilegal.

Salvo algunos reparos en la oposición uribista y una que otra desconfianza de algunos legisladores de la Unidad Nacional, el nombre de Óscar Naranjo genera consenso en la clase política. No está vinculado a ninguna colectividad, no tiene aspiraciones electorales —al menos por ahora— y es uno de los personajes de la vida pública con mayor aceptación entre la ciudadanía. Por eso, su llegada a la Vicepresidencia podría servir para paliar la crisis de favorabilidad que padece el gobierno Santos y que hoy muestran las encuestas.

También Puede Ver

Corte abre indagación a los representantes Nilton Córdoba y Argenis Velásquez

El exfiscal anticorrupción, Gustavo Moreno, quien se encuentra colaborando con la justicia antes de ser …