Inicio / Opinión / Crisis ministerial

Crisis ministerial

El presiente Santos después de romper su acostumbrado estilo de realizar los cambios a alto nivel en su gobierno, gota a gota, alistándose para transitar el último año de su periodo, produce una crisis ministerial y de altos funcionarios del Estado (45 renuncias) creando una expectativa de recambio, como dijera el ex presidente López Pumarejo, “Caras nuevas en carros oficiales”, que oxigenaría su equipo, pero también la oportunidad de estimular a los partidos de gobierno en una coalición agonizante, propia en estas épocas.

Después de ‘ires y venires’ se producen los cambios. Mucho ‘tilín tilín y nada de paletas’. No hubo los cambios deseados, varios partidos esperaban más representación, y al único partido que se sentía satisfecho con una representación importante nueva, como el ICBF, la dicha no le duro mucho, ante el alboroto de algunos locutores deportivos por el recién designado en esa posición, y el gobierno ante el reclamo de los demás partidos, se come el cuento que al liberalismo le había ido bien, reacciona y deja a los rojos ‘viendo un chispero’. Dicen algunos que al echar para atrás la designación en el ICBF y cambiar de filiación política, el Presidente niveló a este partido por abajo, es decir, el liberalismo ingresa al grupo de los inconformes.

Lo cierto es que si creían que la crisis ministerial era para aceitar la coalición de gobierno y garantizar la agenda legislativa, ese presupuesto no se dio. A los liberales no les gusto ni cinco la carta del presidente de Cambio Radical, donde afirmó que a éstos no se les podía asignar el ICBF porque politizaban la entidad. ‘El diablo haciendo ostias’.

Muchos analistas hablan que hay partidos con una buena representación, pero como ‘el velón mira más el plato del vecino que el propio’. Los conservadores no se pueden quejar de su torta burocrática: los ministerios de Hacienda, Minas, Justicia, Ecopetrol, ICA, Electrificadoras, Fondo Adaptación, Vecol, Findeter, Finagro entre otros. Los de la U tampoco: Minagricultura, Mineduacion, DPS, SENA, Coldeportes, Fondo del Ahorro, Agencia Desarrollo Rural, Cormagdalena, Fonade, Icetex, etc., etc. Cambio Radical, ni se diga: Minvivienda, Minambiente, Invias, Fondo Vial, Supernotariado, Aerocivil, ICBF, Bancoldex y todo el presupuesto de la Infraestuctura. Los Liberales, a quien tanto vigilan, pueden reducirse a Mininterior, Mintrabajo, Banco Agrario, IGAC, Victimas, Agencia Hidrocarburos, USPEC y Supersubsidio.

Sea lo que sea, no es fácil el tajo. Difícil que el Presidente recomponga las cargas a estas alturas del partidor. Difícil que se sincronice la coalición de gobierno con esas fisuras y zancadillas recientes. Difícil encarar la agenda legislativa en temas claves como los del Fast Track.

Lo cierto es que Santos es ‘genio y figura hasta la sepultura’ y por más que intenta cambiar su perfil de tecnócrata, su estilo presidencial se mantiene incólume, los funcionarios que designe de cualquier procedencia política son y serán a imagen y semejanza de él.

Acerca de Rodrigo Villalba Mosquera

Rodrigo Villalba Mosquera
Rodrigo Villalba Mosquera, Senador de la República por el Partido Liberal

También Puede Ver

Fracaso anunciado

Impulsar una política de sustitución sin un Estado fuerte que haga presencia en esos territorios …