Un año con iniciativas en favor de la mujer

El año que termina deja un balance muy importante en materia de iniciativas en favor de la mujer colombiana. Muchas leyes fueron aprobadas que tiene como objetivo la búsqueda de la igualdad de oportunidades y otras fueron presentadas y están en trámite de aprobación. Quiero expresar mi satisfacción por que durante mi paso por la Cámara de Representantes he tenido la oportunidad de ser autora de una serie de proyectos de gran importancia enfocados en entregarles a las mujeres más y mejores derechos.

Iniciativas como el proyecto de Dignificación del Trabajo Campesino, nos permite poner en discusión la importancia de la mujer rural y garantiza que sea reconocida por su aporte en la economía del país y el trabajo que cumple en la producción agropecuaria, buscando de esa manera la seguridad alimentaria de todos los colombianos,

Una iniciativa muy importante que vengo impulsando es el que busca crear las comisiones de la mujer en concejos y asambleas, aunque hemos encontrado niveles de resistencia a este proyecto, está encaminado a propiciar un ente articulador de las iniciativas en favor de la mujer desde los municipios y departamentos y procurar de esa manera que las leyes en nuestro favor tengan un mayor alcance y aplicabilidad.

Otro proyecto importante que lideramos es el que establece mecanismos para la atención y fomento de educación de las mujeres cabeza de familia, víctimas del conflicto armado, de sus hijos y de las mujeres rurales. Lo que buscamos con esta norma es que las mujeres cabeza de familia que hayan quedado viudas, abandonadas por razón del secuestro, toma de rehenes o desaparición forzada de sus esposos o compañeros permanentes, o por cualquier persecución generada por los grupos armados al margen de la ley, sus hijos y las mujeres rurales que demuestren carecer de las condiciones económicas para su formación, tendrán derecho a que el Gobierno Nacional garantice su acceso gratuito a todos los niveles de educación formal; así como a la educación técnica, tecnológica y universitaria o a la educación para el trabajo y el desarrollo humano.

Otra norma importante de nuestra autoría es la que prohíbe la práctica de la prueba de embarazo como requisito laboral. Se trataba de un requisito discriminatorio, excluyente que nos hacía mucho daño a la hora de optar por un trabajo.

Otra iniciativa que lideramos es la que permite la estabilidad laboral reforzada en favor de la mujer vinculada mediante contrato de prestación de servicios cuando sobrevenga el embarazo o la lactancia y se dictan otras disposiciones. Propiciando con ello que ninguna mujer podrá ser desvinculada de un trabajo mientras esté en embarazo o en etapa de lactancia, protegiendo así su derecho a una maternidad tranquila y garantizando la estabilidad de las familias.

No puedo dejar de mencionar dos leyes muy importantes, la que establece criterios de equidad de género para la adjudicación de lotes baldíos, que le entrega a la mujer campesina y a las víctimas del conflicto armado prioridad en la asignación de terrenos por parte del Estado y por supuesto la Ley de Innovación Agropecuaria de la cual fui ponente y que abre unas inmensas posibilidades para que la mujer del campo acceda al crédito, la asistencia agropecuaria, la tecnología y la capacitación a todos los niveles.

Hemos hecho la tarea por la mujer huilense, estoy segura que se trata de normas que redundan en nuestro beneficio y que nos permite pensar en un mejor futuro para todas.

Finalmente, quiero desearle a todos nuestros lectores que el 2018 esté lleno de salud, amor, trabajo y paz.

También Puede Ver

La revolución de los sexos llegó a Colombia

“Un gran hombre dijo alguna vez que todo en el mundo es sobre el sexo, …