Inicio / Política / Luis Alfredo Ramos ratifica que no será candidato y les dice no a conservadores

Luis Alfredo Ramos ratifica que no será candidato y les dice no a conservadores

El exgobernador de Antioquia, quien dijo no tener “impedimento alguno” para inscribir su candidatura, manifestó que está a la espera de que la Corte Suprema de Justicia resuelva su situación jurídica.

A través de un comunicado conocido este miércoles, el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, ratificó que no será candidato presidencial y, aunque se declaró agradecido con la invitación, desistió llevar las banderas del partido Conservador para la próxima contienda electoral.

Como es bien conocido por el país, continúo a la espera de mi absolución por parte de la Corte Suprema de Justicia, por lo cual ratifico mi posición de no presentar mi candidatura a la Presidencia de la República, a pesar de no tener impedimento alguno para inscribirme a tan alta posición”, asegura el exgobernador, quien ya en octubre pasado se había inscrito como militante del Centro Democrático.

El también excongresista elevó un llamado a las diferentes colectividades “que defienden la institucionalidad, la iniciativa privada, las libertades públicas y el orden jurídico” a llegar unidos a la primera vuelta presidencial el próximo 27 de mayo.

Ramos agradeció la invitación de los conservadores, en cabeza del senador Hernán Andrade y otros miembros de la colectividad, pese a su mi militancia en otro partido político. “Manifiesto mi sentimiento de gratitud a las directivas conservadoras por la honrosa invitación que me hicieron”, agregó.

La Corte Suprema de Justicia está a la espera de resolver la situación judicial de Ramos, en medio del escándalo del denominado ‘cartel de la toga’. El exgobernador resultó salpicado porque, justamente, mientras esperaba un fallo absolutorio en el proceso que le adelantó el alto tribunal por sus presuntos vínculos con el paramilitarismo, su nombre fue mencionado en las conversaciones interceptadas por la DEA que demostrarían que influyó con recursos para salir favorecido por la Corte.

Todo este embrollo judicial ha afectado, una vez más, las pretensiones electorales del también excongresista quien, tras recobrar su libertad, estaba listo para lanzarse al agua en las elecciones presidenciales de 2018.

Como se sabe, hace cuatro años y para la misma época, es decir, cuando Ramos anunció sus pretensiones presidenciales, el alto tribunal ordenó su detención por presuntos nexos con el paramilitarismo. Un hecho que apenas hasta finales del año pasado comenzó a aclararse cuando se le concedió la libertad provisional y, más aún, luego de haberse comprobado que dicho proceso estuvo rodeado de falsos testigos. Y aunque queda pendiente el fallo —aparentemente absolutorio— con el que Ramos retomaría de lleno su carrera política, este nuevo episodio parece que se ha convertido en el punto final que acabaría de lleno con las inconclusas intenciones electorales que tuvo en 2014.

También Puede Ver

Procuraduría da visto bueno a proyecto de ley que rebaja aportes de pensionados a la Corte

El procurador Fernando Carrillo emitió un concepto favorable en el que declara infundadas las objeciones …