Inicio / Política / ¿Resucitó la aspiración presidencial de Óscar Iván Zuluaga?

¿Resucitó la aspiración presidencial de Óscar Iván Zuluaga?

Un sector del uribismo espera que el caldense se sume a la baraja de precandidatos. Sin embargo, hay pujas internas que Zuluaga tendrá que superar.

¿Que la política es dinámica?, de eso no hay duda. Este martes, una vez más, quedó demostrado que esa máxima de la política criolla está más vigente que nunca.

Con la decisión del Consejo Nacional Electoral, de archivar la investigación contra Óscar Iván Zuluaga por presuntos nexos con Odebrecht, revivió una aspiración electoral a la que muchos ya le habían aplicado los santos óleos. En el uribismo están convencidos de que Zuluaga peleará por ser el candidato presidencial de esa colectividad en las elecciones de 2018.

Por medio de un comunicado, Zuluaga dejó claro parte de su futuro político: “Me pongo a disposición de mi partido, el Centro Democrático, para acompañar su labor política”.

“Desde el primer momento, insistí en que mi interés nunca ha sido acogerme a la caducidad de la acción administrativa en relación con este caso. Fui yo mismo quien solicitó ser escuchado en versión libre por el CNE y mi campaña ha colaborado en todo momento en el desarrollo de la investigación. Esta decisión tomada en derecho se debe en buena medida a los buenos oficios del equipo jurídico que me acompaña, y al cual agradezco públicamente: a los doctores Óscar Jiménez Leal, Clímaco Giraldo y Diego Tobón”, agregó.

En diálogo con El Espectador, la congresista, María Fernanda Cabal señaló que el caldense se sumará a la carrera presidencial porque “es muy bien recibido por las bases del partido e incluso por seguidores de la coalición del NO”

ara la congresista, una de las de más ascendencia en el interior del Centro Democrático, “el Concejo Nacional Electoral hizo justicia. Óscar Iván era nuestro presidente y le robaron las elecciones. Lo persiguieron, lo señalaron y le inventaron un hacker”.

El líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, dijo en Twitter que la noticia de Óscar Iván Zuluaga “genera inmensa alegría”. María Fernanda Cabal va mucho más allá. “Ahora el uribismo tiene la mayor opción de llegar al poder. Las encuestas no han mostrado los resultados tal y como son porque no tenemos aún un candidato único.  Cuando lo haya con seguridad se dispara ese resultado”.

En este sentido, la representante del Centro Democrático, Margarita Restrepo, dijo a El Espectador que “seguramente Óscar Iván renovó sus aspiraciones de llegar a la presidencia y va a querer ser parte de los precandidatos. En un acto de gallardía y con el ánimo de dejar totalmente claro su proceder, él se retiró, pero ahora, con este nuevo escenario, estoy segura que tendremos otro precandidato de calidad”.

Los retos que tendrá que superar Óscar Iván Zuluaga
Sin embargo, aún no se puede asegurar que Zuluaga se vaya a sumar a la baraja de precandidatos presidenciales del Centro Democrático. Si decide hacerlo, tendrá que superar varios escollos.

Primero, tendrá que recibir el permiso de Álvaro Uribe para sumarse a la carrera. Cosa que no parece fácil si se tiene en cuenta que el exmandatario lleva varios meses de correría en compañía de sus pupilos.

En su gira, Uribe ha hecho todos los esfuerzos para evitar que sus candidatos (María del Rosario Guerra, Iván Duque, Paloma Valencia, Carlos Holmes Trujillo y Rafael Nieto) se vean vinculados a temas de corrupción. Y aunque a Óscar Iván no se le ha demostrado nada, está por verse si el expresidente asume el riesgo de permitir que el apellido Zuluaga, haga parte de la lista de los presidenciables. Se sabe que el tema de Odebrecht será un caballito de batalla que sus adversarios políticos podrían utilizar.

Sin embargo, la participación de Zuluaga en la campaña podría tener otra lectura. Hasta el momento, en ninguna de las encuestas, al candidato del uribismo le ha ido bien.

En la más reciente encuesta de Invamer para Semana, Caracol Televisión y Blu Radio, en ningún escenario de primera vuelta los uribistas puntean. Iván Duque aparece con una intención de voto de 6,9 por ciento en el séptimo lugar. Y si los contendores solo fueran Fajardo, Vargas, Petro, De la Calle y Ramírez, aparecería de quinto con el 8,5 por ciento.

Si de estrategias se trata, incluir a Zuluaga en la baraja podría ser una jugada para buscar que el uribismo empiece a repuntar en las encuestas. Vale la pena recordar que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en las que se enfrentó a Santos, Zuluaga obtuvo 3.759.971 votos y obligó la celebración de la segunda vuelta.

Pero hay más retos. Aunque Óscar Iván Zuluaga es un hombre respetado en el interior de uribismo, allí también tiene resistencia.

Por ejemplo, en julio de 2016, cuando en el Centro Democrático se discutía la posibilidad de invitar a votar por el NO en el plebiscito o abstenerse, José Obdulio Gaviria, uno de los hombres que le habla al oído a Uribe, se enfrentó con Zuluaga.

El senador fue claro al señalar que Zuluaga nunca tuvo que haber ocupado el cargo de presidente de la colectividad.

“En eso me derrotaron, pero creo que siempre tuve razón. Las ambiciones personales puestas por encima de los intereses estratégicos del partido generan desastres. Se forma un círculo vicioso: todo lo que se hace o no se hace tiene por objeto fortalecer la posición interna de un jefe del partido, que es, además, el principal aspirante a la Presidencia. Así, el director se vuelve el principal enemigo del crecimiento del partido y, al no crecer el partido, perdemos la opción de ganar la Presidencia”, manifestó Gaviria en entrevista para el periódico digital Los Irreverentes.

En concepto del senador, el Centro Democrático debe tener una dirección pequeña, de máximo tres dirigentes “completamente entregados a la causa del país, a los temas nacionales (uno de ellos, estructurar para bien de la sociedad el principal partido de oposición). Necesitamos que rindan cuentas ante Uribe, que acepten su dirección y jefatura nacional, que no tengan agenda propia para ser elegidos”.

Gaviria agregó que “lo que no se puede aceptar es que los directores quieran un puesto en la dirección para hacerse más fácil a lo que ahora llaman el aval para su aspiración propia”.

Y es que las diferencias entre Gaviria y Zuluaga son de vieja data. Como se sabe, en la convención nacional del Partido que escogió el aspirante a la primera magistratura del estado en 2014, el primero estuvo del lado de Francisco Santos. Al final, ganó Zuluaga y el evento terminó con acusaciones de los derrotados sobre fraude e irregularidades en la votación interna.

A su vez, cuando se estaban diseñando las listas para el Congreso, Zuluaga publicó una carta pidiéndole a José Obdulio hacerse a un lado, pues su presencia no le servía al partido ni al país.

Mientras llegan las definiciones, los actuales precandidatos del Centro Democrático celebraron que el Consejo Nacional Electoral haya archivado la investigación contra Zuluaga.

María del Rosario Guerra, por ejemplo, lo invitó a sumarse a los aspirantes a precandidatos de la colectividad uribista.

También Puede Ver

Procuraduría da visto bueno a proyecto de ley que rebaja aportes de pensionados a la Corte

El procurador Fernando Carrillo emitió un concepto favorable en el que declara infundadas las objeciones …