Inicio / Se dice que / La violencia seca la producción petrolera en el Meta

La violencia seca la producción petrolera en el Meta

Hasta este lunes se habían recuperado un poco más de 138 pozos de los 800 que resultaron afectados por los sabotajes y el vandalismo, informó Ecopetrol.

Justo cuando Ecopetrol anuncia uno de los mayores presupuestos de inversión para este año en el Meta, grupos ilegales atacaron la industria petrolera en un departamento que va camino a consolidar su presencia como el mayor productor de crudo en el país. El argumento de los líderes de los ataques es la reubicación de 42 trabajadores de la empresa en la región, que venían de otros lugares para fortalecer la operación petrolera en esa parte del país.

Todo indica que las agremiaciones locales no quieren perder su poder de poner gente a trabajar en las petroleras que hacen presencia en la zona. Ecopetrol se mantiene en la posición de realizar procesos transparentes para llenar las vacantes. Eso los tiene muy molestos, dice un habitante de la región.

Los ataques explosivos que se registraron el fin de semana provocaron el cierre de tres de los campos más importantes del país: Castilla, Chichimene y CPO-9. “La afectación principal está en el bloque Cubarral”, señaló José Cotello, vicepresidente de la regional Orinoquia de Ecopetrol. Este bloque comprende los campos Chichimene y Castilla: allí se frenó la operación de por lo menos 800 campos. Con el correr de las horas se han activado varios, pero las pérdidas superan ampliamente los $65.000 millones de la producción diferida, que asciende a 192.000 barriles diarios, el 26 % de la producción nacional.

Los ataques terroristas y las protestas contra la infraestructura petrolera en el Meta coincidieron con los anuncios de un paro ilegal organizado por el Eln. Las autoridades han advertido de la presencia de grupos ilegales y mafias que quieren extorsionar a las petroleras. También, muchos políticos locales con pretensiones de llegar al Congreso han aprovechado la situación “para hacer bochinche”. Por cada puesto que consiguen en las petroleras se generan cuatro votos, dicen en la región.

El presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), Julio César Vera, consideró que en los sabotajes contra la industria petrolera del Meta “confluyen intereses políticos, con grupos al margen de la ley”.

Las autoridades están sorprendidas por la presencia de personas con perfecto conocimiento de la actividad petrolera para atacar los puntos estratégicos donde se puede hacer más daño a la industria. “Ellos tienen información al detalle de la operación”, dicen las autoridades. Los campos atacados se encuentran en una zona de 440 kilómetros cuadrados, lo que les permite a los atacantes hacer daño en los pozos. La mayor parte de la población se encuentra al margen de las acciones ilegales, destacan autoridades departamentales y nacionales.

Llama la atención que durante el ataque fueron lanzados voladores (cohetes con pólvora) contra las estaciones de bombeo en donde se almacena nafta, químico altamente inflamable que se usa para disolver el crudo pesado que allí se produce. De haber acertado el disparo, la magnitud del daño habría sido incalculable, indicó un funcionario de la petrolera colombiana. “Son personas que actúan en puntos donde pueden causar problemas bien serios”, indicó Cotello.

Recuperación de pozos

Hasta este lunes se habían recuperado poco más de 138 pozos de los 800 que resultaron afectados por los sabotajes. “Recuperar la producción de esos campos demora por lo menos cuatro días, porque en algunos sitios siguen los bloqueos y los sabotajes”, dijo un vocero de Ecopetrol.

“La Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) rechaza contundentemente los recientes actos criminales perpetrados por encapuchados en los campos de Castilla, Chichimene y CPO-9, operados por Ecopetrol. Este tipo de acciones ponen en riesgo la seguridad y la vida de los trabajadores y de las comunidades vecinas. Es de gran preocupación para la industria que estos sabotajes y ataques se sigan presentando en nuestras zonas de operación, por eso hacemos un llamado a la Fiscalía y las autoridades pertinentes para que adelanten una investigación para que los responsables de estos sabotajes sean judicializados”, dice un pronunciamiento del gremio que preside Francisco Lloreda. “Manifestamos toda nuestra solidaridad con Ecopetrol y con las comunidades afectadas por esta situación”, destacó el presidente de la ACP.

Los principales campos de producción petrolera del país se concentran actualmente en el Meta, entre ellos Castilla, Chichimene, Acacías y Rubiales. En este último campo no se han registrado problemas por la lejanía con el pueblo más cercano. En el Meta hacen presencia Ecopetrol Hocol, Petrominerales, Meta Petroleoum, Cepsa Colombia, Tecpetrol y BC Exploración y Producción, entre otras empresas.

Algunos grupos se mueven en motocicletas y otro tanto lo hacen a caballo, señaló el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Orlando Velandia. Para disminuir el accionar de los grupos al margen de la ley y evitar nuevos ataques, han sido movilizados más de mil efectivos de la Fuerza Pública que han retomado el control de la zona.

El presidente de Acipet indicó que se requiere allí una presencia fuerte de la autoridad, para “que las personas que han generado esos actos violentos sean capturadas y judicializadas. Una cosa es la protesta social, que estamos de acuerdo con ella, pero no puede estar basada en actos de violencia e intimidación de las personas, ni en prohibiciones para ejercer el derecho al trabajo”.

También Puede Ver

EDUCOPAZ CON BUENA ACEPTACIÓN EN BRASIL Y MÉXICO

Por su pertinencia o coyuntura en el contexto internacional el Tanque de Pensamiento Educación, Comunicación …