Inicio / Se dice que / Puente entre Colombia y Venezuela, en el olvido por tensión fronteriza

Puente entre Colombia y Venezuela, en el olvido por tensión fronteriza

La obra binacional, que costó 32 millones de dólares, comunica a la ciudad de Cúcuta con Ureña.

El nuevo paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, cuya construcción comenzó en el 2014 para afianzar el intercambio comercial en la zona limítrofe, permanece sumido en el olvido, pues siete meses después de que sus obras culminaron, el puente internacional de Tienditas, que comprometió una inversión cercana a los 32 millones de dólares, no se ha podido inaugurar.

La razón: la intermitente situación en la frontera con Venezuela, que, pese a los acercamientos entre las cancillerías de ambas naciones en los últimos meses, no han logrado una normalización del paso vehicular por la línea divisoria.
La construcción de los 280 metros de longitud del paso elevado sobre el río Táchira, así como las obras de los 1.1 kilómetros de vía de acceso que une al puente con el anillo vial de Cúcuta y el complejo de edificios del Centro de Control Fronterizo (Cenaf), concluyeron en septiembre del 2016.

La construcción tiene 280 metros de longitud de paso elevado sobre el río Táchira.

Este proyecto estuvo a cargo del Consorcio Binacional Batalla de Cúcuta, que recepcionó y ejecutó los 32 millones de dólares que fueron aportados por los gobiernos de Colombia y Venezuela mediante un fondo común y por partes iguales.

“Estamos listos para cuando los presidentes de ambas naciones determinen la fecha de apertura normal de la frontera, porque la frontera con Venezuela está abierta de manera parcial. Seguimos a la expectativa de que se tomen esas acciones y decisiones conjuntas que permitan la apertura de frontera y poner en servicio este paso, donde se han hecho grandísimas inversiones, no solo por parte de Colombia, sino también por parte de Venezuela”, indicó Guillermo Enrique Sarabia, delegado del Invías ante esta obra.

Según el funcionario, la necesidad de habilitar este tramo binacional es imperiosa para que se puedan proceder con obras de reforzamiento estructural en los puentes internacionales de Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que cumplen más de dos décadas sin mantenimiento.

“Tenemos un puente con todas las condiciones de seguridad y tecnológicas, pero no lo hemos podido abrir por el problema diplomático”

Sin embargo, este llamado parece no tener eco entre los gobiernos centrales de estas naciones vecinas, pues la obra ha sido duramente criticada por parte de gremios económicos de Cúcuta, que la llamaron el ‘monumento mudo’ a la tensión bilateral, en medio del bloqueo limítrofe.

“Lamentablemente, las relaciones entre Colombia y Venezuela no han permitido que se genere el espacio y la oportunidad para la inauguración de esta interconexión (…) Sin embargo, esto es muy paradójico, porque tenemos un puente con todas las condiciones de seguridad y tecnológicas, pero no lo hemos podido abrir por el problema diplomático”, puntualizó Carlos Luna, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta.

Este proyecto estuvo a cargo del Consorcio Binacional Batalla de Cúcuta.

Otros sectores de la capital nortesantandereana ven en la parálisis en la que esta infraestructura, con capacidad para movilizar 16.000 vehículos diarios, se encuentra sumida, un efecto colateral que ha generado la turbulenta relación bilateral entre Colombia y Venezuela y que ha afectado la estabilidad de miles de personas en zona de frontera.

También Puede Ver

Por decreto, Constituyente venezolana asume facultades del Parlamento

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, integrada únicamente por oficialistas, decidió este viernes por unanimidad …