Inicio / Entretenimiento / Curiosidades / 10 motivos por los que no estás creciendo como líder

10 motivos por los que no estás creciendo como líder

Existen diversos obstáculos, actitudes y errores que pueden mermar tu crecimiento como líder y lastrar el potencial de tu equipo al completo. Repasamos hasta diez escollos con posibilidad de ser corregidos.

Existen numerosos estilos de liderazgo, pero lo fundamental es perfeccionar el que hayas escogido, consumir contenido de calidad que te ayude a disponer de estrategias y recursos efectivos para ser un buen líder y practicar la escucha activa a la hora de recibir el valioso feedback del equipo.

Puedes nutrirte de los consejos de expertos, recibir mentoring y consumir podcast, artículos, programas y TED Talks para mejorar tu perfil, pero además, es fundamental que aprendas a detectar los errores más comunes. A continuación, te revelamos algunos de los fallos en materia de liderazgo que puedes corregir.

10 lastres que frenan el crecimiento de tu liderazgo
Mucha teoría y poca práctica: Leer y escuchar para aprender es fantástico, pero si no pones rápidamente en práctica lo que absorbes, el esfuerzo puede ser en vano. Ya sean pequeños gestos o grandes cambios, el momento de llevarlos a cabo es ahora.
Ves el liderazgo como un título, no como un viaje: No es el título o la posición lo que te convierte en mejor líder, sino tus acciones. Por ello, es importante tener una visión de perspectiva a largo plazo, en lugar de ser cortoplacista.
No eres tan bueno como crees: La humildad y la autoconciencia son fundamentales para reconducir tu estrategia y propiciar cambios positivos. De hecho, es muy común que los líderes se califiquen a sí mismos mejor de lo que lo hace su equipo. Una investigación revela que el 80% de las personas piensan que son mejores que los líderes promedio. Independientemente de lo que pienses, la autoconciencia es un componente crítico para mejorar, y no hay mejor fuente para obtener ese conocimiento que las palabras de tu propio equipo.
Te enfocas en las palabras más que en la acción: Un discurso o una conversación motivacional, aunque pueda ilusionar y mejorar tu imagen, no tendrá un gran impacto en su equipo. Por el contrario, son las acciones y comportamientos -desde dar responsabilidades a pedir retroalimentación, brindar libertad creativau otorgar nuevos roles- los que pulen un liderazgo más brillante.

Crees que los líderes nacen, no se hacen: El antiguo debate sobre si los líderes nacen o se hacen a si mismos fue resuelta por estudios como la investigación de Leadership Quarterly encontró que el 24% del liderazgo proviene del ADN, mientras que el 76% se aprende o desarrolla. Por tanto, lo más importante es trabajar arduamente para desarrollar habilidades de liderazgo nuevas y perfeccionar las actuales.
Estás siempre pegado a la pantalla: Las opciones de entretenimiento en nuestros teléfonos y pantallas de televisión son infinitas, pero el mundo real y tus proyectos profesionales están fuera esperando tus acciones. Es importante que no olvides conectar con los demás también offline.

Por defecto piensas en los resultados: Todos en el mundo de los negocios saben que los resultados son importantes. Sin resultados, no hay trabajos. Pero los mejores líderes se centran en el proceso y los comportamientos que producen los mejores resultados, en lugar de centrarse exclusivamente en el resultado.
Estás constantemente dando consejos: En lugar de convertirte en una máquina de dispensar consejos de forma constante, intenta buscar soluciones en conjunto y realizarte preguntas para comprender mejor la situación. Lo importante es que ayudes a cada individuo a descubrir la respuesta por sí mismo.
Eres demasiado duro contigo mismo: Liderar a otras personas es una de las cosas más difíciles a nivel profesional. No importa cuán bueno seas, ya que tomarás decisiones equivocadas y cometerás errores constantes. Acéptalo, no te castigues y aprende de lo vivido.

Te enfocas en las cosas equivocadas: Es importante reducirlo todo a lo esencial para comprender los cambios que debes realizar en tu carrera profesional. Es fundamental construir relaciones basadas en la confianza, dar prioridad a los valores de empresa y estar al servicio de tus empleados. Empoderando a las personas de tu equipo, dándoles más responsabilidad y estableciendo estándares todo irá mucho mejor.

También Puede Ver

3 trucos para conseguir el puesto de trabajo cuando te falta experiencia

De repente ves la oferta de trabajo ideal, pero no encajas del todo con la …