Inicio / Entretenimiento / Curiosidades / Headspace: la app para meditar que ha creado un antiguo monje budista

Headspace: la app para meditar que ha creado un antiguo monje budista

Un antiguo monje budista ha creado una aplicación accesible y simple de usar para hacer meditación. ‘Headspace’ es la app que ya ha conseguido que 31 millones de usuarios en todo el mundo se relajen de forma simple a través de una plataforma muy fácil de usar.

Andy Puddicombe, antiguo monje budista, recopiló todos sus conocimientos para crear la app para meditar Headspace, convirtiéndolo en algo fácil y accesible a cualquier persona.

Esta aplicación ya cuenta con más de 31 millones de usuarios que se distribuyen por más de 190 países en el planeta. Pero ¿por qué ha tenido tanto éxito? La clave radica en su uso fácil y sencillo.

Headspace faculta a sus usuarios la escucha de sesiones de meditación guiada en cualquier sitio. Como explica su creador, muchas personas están estresadas por la sobrecarga de información que recibimos a través de Internet, y en muchas ocasiones es necesario poder desconectar y relajarse.

través de la técnica terapéutica de la atención plena, la meditación que ofrece Headspace ayuda a que las personas reconozcan sus sentimientos enfocándose en el presente.

Esta app ya ha recaudado 75 millones de dólares de inversores, y cuenta con oficinas en Los Ángeles, San Francisco y Londres. Entre estos inversores se encuentran personas famosas como Jessica Alba o el actor Ryan Reynolds, quien afirmó que utilizaba la app para combatir su ansiedad.

“Mi esperanza es que hayamos tomado algo que la mayoría de la gente cree que es una idea bastante compleja, y lo hemos servido de una manera muy simple y fácil de usar”, afirma Puddicombe.

La experiencia del monje fundador de esta aplicación ha tenido mucho que ver en la idea de crear esta herramienta de meditación. Puddicombe estudió ciencias del deporte, y comenzó a trabajar como entrenador personal en Londres. Además competía en gimnasia y era muy atlético. “Externamente, estaba muy saludable y bien”, explica. “Pero internamente, mi mente estaba ocupada”, afirma a la CNN.

En el año 1992, Puddicombe tuvo un accidente de coche en el que hubo dos fallecidos, y poco después su hermanastra murió en un accidente de bicicleta. Como afirma el mismo Puddicombe, “no hay duda de que esos eventos jugaron un papel importante en mi búsqueda de una mayor tranquilidad”.

Fue por esas experiencias por las que decidió ir a un monasterio budista en el Himalaya con veintitantos años, en el que se planteó quedarse para siempre meditando. Pero al comenzar a enseñar meditación en un centro, se dio cuenta de que el mundo necesitaba que compartiera su conocimiento y lo que había aprendido con el resto.

Dos años después lanzó la aplicación Headspace, en la que pone voz a las sesiones. Las suscripciones premium a estas grabaciones cuestan unos 13 dólares aproximadamente.

Gracias a esta app millones de personas pueden practicar la meditación en cualquier parte del mundo, de forma sencilla y con una plataforma que parece que seguirá creciendo próximamente.

También Puede Ver

La ciencia revela el peor año para estar vivo en la historia de la humanidad

Una investigación de Harvard publicada en la revista Antiquity revela cuál ha sido el peor …