Inicio / Lo que está pasando / 3 claves de un equipo de alto rendimiento, según una profesora de Stanford

3 claves de un equipo de alto rendimiento, según una profesora de Stanford

Algunos de los ingredientes esenciales para liderar una plantilla productiva o de alto rendimiento son la resolución de problemas, la creatividad, la honestidad o la participación. Disfruta de algunos apuntes para mejorar tu liderazgo.

No importa que hayas fundado una pequeña startup con gran potencial escalable o que dirijas una plantilla de miles de empleados en una multinacional en expansión: en todos los casos la dirección de equipos es fundamental para fraguar el éxito y por tanto, tu estilo de liderazgo determinará en gran medida las dinámicas de la plantilla o el margen de libertad de cada empleado.

Cuando un equipo funcionan bien, la empresa diseña, produce y proporciona excelentes productos y servicios. Según Lindred Greer, profesora asociada de comportamiento organizacional en la Stanford Graduate School of Business, “una de las señales más evidentes de un líder experimentado es la atención que presta a su gente”. El experto señala que todo en una empresa “está determinado por la calidad de la dinámica de la plantilla, y la capacidad de liderar de manera efectiva a los equipos se encuentra en el corazón del éxito gerencial”.

Greer define al equipo como un “grupo de tres a 10 personas que trabajan juntas de manera interdependiente hacia una tarea común“. A lo largo de su carrera se ha especializado en la construcción efectiva de los mismos, desarrollado una comprensión profunda de las claves para lograr el éxito en este ámbito. ¡Toma buena nota de ello!

Diversidad
Pensar de antemano en la composición del equipo es fundamental para que funcione e innove. De esta manera, las formaciones diversas son más completas, ya que atesoran diferentes formas de pensar, diferentes antecedentes y estilos de trabajo, conocimientos variados y formas de ver el mundo distintas.

Greer subraya lo fundamental de “reunir optimistas y pesimistas, vincular a los que toman riesgos con los que evitan los riesgos, equilibrar los géneros. En otras palabras, diseñar un equipo en torno a actitudes y fortalezas complementarias pero distintas”. Los objetivos, eso sí, deben ser los mismos ante la posible divergencia, para poder establecer puntos de referencia y aclarar las responsabilidades de cada miembro.

Agilidad y flexibilidad jerárquica
Cada equipo tiene un líder, pero llevar la dinámica de poder a las reuniones del equipo “corrompe las interacciones del equipo, reprime la creatividad y la honestidad, y en última instancia, disminuye los resultados”. Para abordar este problema, Greer recomienda lo que ella llamada “agilidad jerárquica”, que no es otra cosa que la capacidad de un equipo para hacer que su jerarquía sea flexible, en unas ocasiones plana u horizontal y en otras, vertical.

Por ejemplo, pueden establecerse normas como pasar un objeto o pizarra para que todos los participantes en una reunión corporativa tengan la oportunidad de decir algo. El lenguaje corporal también es importante, siendo fundamental gestos como que los líderes consideren inclinarse hacia atrás desde su mesa para señalar que están entregando la supervisión de la reunión a otra persona del equipo, al menos de forma temporal. Por otra parte, la base de las conversaciones debe ser datos a los que todos tienen acceso.

Detección proactiva de pequeños problemas
Descubrir y solucionar problemas a medida que surgen dentro de un equipo es otra recomendación que ofrece Greer. De esta manera, cada grano de arena no engordará sin parar hasta convertirse en una bola de nieve. Abordar las discusiones triviales, ahondar en los orígenes de cada conflicto y desconectar después de las reuniones evitará entornos tóxicos y no permitirá que se expanda la frustración.

Si los miembros del equipo no están hablando en las reuniones, los gerentes deben tratar de solucionarlo de manera proactiva, prestando atención a pequeños detalles como la interacción entre ellos, el comportamiento gestual o las dinámicas colaborativas.

También Puede Ver

Murió a los 65 años Paul Allen, cofundador de Microsoft

Paul Allen, quien hace 43 años fundó junto a Bill Gates la empresa que revolucionaría …