Inicio / Lo que está pasando / Día Mundial de los Océanos: el 80% de su contaminación la causamos los humanos

Día Mundial de los Océanos: el 80% de su contaminación la causamos los humanos

La ONU, a petición de Canadá, emprendió en 2009 la celebración mundial de los océanos, pero cada año la lucha sobre su conservación es mayor. El plástico, sumado a las altas temperaturas, afectan a estas superficies que regulan el planeta.

Los océanos son el corazón de nuestro planeta (…) Regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos y nos proporcionan medicinas y muchos más recursos”. Con este mensaje nos aborda hoy la Organización de las Naciones Unidas, si accedemos a su sitio web.

Y es que un año más, como cada 8 de junio desde 2009, tiene lugar el Día Mundial de los Océanos. Una celebración que surgió a iniciativa de Canadá y que cada año tiene más tareas para conservar y cuidar a estas superficies que unen a todos los continentes.

Porque si existe un problema que involucre a todas las naciones, sin duda son los océanos. Llenos de vertidos químicos, hidrocarburos y como mínimo ocho millones de toneladas anuales de plástico, según la ONU, somos responsables del 80% de su contaminación, repercutiendo a la flora y fauna que a su vez nos alimenta (con la pesca), nos deleita (cuando hacemos turismo) y nos cuida (a partir del oxígeno).

Por eso este año el lema propuesto es “Limpiemos nuestros océanos”, un reclamo que hacen las organizaciones a la ciudadanía y a los Gobiernos, y que sigue a otros como “Unos océanos sanos, un planeta sano” (2016) o “Aseguremos entre todos que los océanos puedan mantenernos en el futuro” (2014).

¿Para qué proteger los océanos?

Según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México, por ejemplo, cuenta con más de 11.000 kilómetros de litoral, con grandes arrecifes y humedales que mantienen los ecosistemas marinos. Una razón que debería bastar para proteger los océanos –considerados inagotables y extensos–, pero que no suele ser suficiente.

Por eso la Comisión insiste en una parte más práctica, en la que el mar es fuente de ingresos (mediante las actividades pesqueras) y también permite la subsistencia para la población de cada país. La “vulneración del océano puede repercutir sobre las personas por su conexidad con otros derechos, como la salud, la integridad personal o la vida”.

Casualidad o no, sobre ese punto de la vida, la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) anunció que el pasado mes de mayo fue el “más caliente desde que se tienen registros en Europa”, algo que destruye a todos los océanos, afecta a nuestra atmósfera y provoca más tormentas tropicales.

“Sentimos el calor en la tierra, pero el océano la siente mucho más, dado que acumula el 90% del calor excesivo expulsado por los gases de efecto invernadero y absorbe un cuarto del dióxido de carbono que se lanza a la atmósfera”, explica la portavoz de la OMM, Clare Nullis.

Siguiente Anterior
Una playa del Golfo de México, en el parque estatal de Grand Isle, sufre el vertido de petróleo en junio de 2010. Y es que el 80% de la contaminación (de plásticos o hidrocarburos) es producto de la actividad humana. © Bevil Knapp / EFE
Cada año, 8 millones de toneladas de plástico terminan en nuestros océanos, causando estragos en la vida silvestre, la pesca y el turismo. © Jon Nazca / Reuters
El plástico que usamos termina siendo comida para los peces, que nosotros consumimos después. Además de eso, un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos mueren cada año debido al plástico. © Kim Kyung-Hoon / Reuters
Siguiente Anterior

“El océano actúa como un protector para evitar que haya temperaturas todavía más altas en la atmósfera, pero esto tiene un precio”, agrega Nullis. Y ese precio es que la calidad del agua disminuye, los corales se deterioran o directamente se destruyen, las olas de calor marino afectan a nuestros recursos marinos y las temporadas de huracanes son como la de este 2017, es decir, cada vez peores.

Por no mencionar, como señala la ONU, que esta contaminación cuesta además dinero. Solo lo que desechamos en plásticos en el agua cuesta 8.000 millones de dólares en daños, a lo que se añade el costo de perder la vida de un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos cada año.

Un problema que amenaza a otros mares

Todos estos problemas van unidos a otros mares, como el del Mediterráneo, sobre el cual el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) dice que pronto se transformará en “mar de plástico”. Según sus datos, el Mar Mediterráneo concentra un nivel récord de micro plásticos que envenenan a toda la cadena alimenticia, superando cuatro veces esa concentración en los océanos.

Por lo que la ONG solicita un acuerdo internacional que reduzca los deshechos plásticos, la pesca excesiva y fomente el reciclaje, sobre todo en las industrias. Algo tan sencillo como usar vasos de vidrio o un termo en vez de plástico, reutilizar las bolsas, o comprar un mat o tapete de yoga en fibra de bambú en lugar del de plástico.

Porque como señala el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en la página del organismo, “si cada cual pone su granito de arena, podemos lograr muchísimo. En este Día Mundial de los Océanos, insto a los Gobiernos, a las comunidades y a cada uno de ustedes por igual a celebrar nuestros océanos ayudando a descontaminarlos y a mantenerlos vivos para las generaciones venideras”.

Con EFE y AFP

También Puede Ver

España y Colombia logran principio de acuerdo para extraer galeón San José, según ABC

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, informó este miércoles que el Gobierno de su …