Inicio / Lo que está pasando / La “pre-campaña” presidencial

La “pre-campaña” presidencial

La inscripción del comité de firmas de la candidatura de Germán Vargas Lleras le dio la largada a la lucha por el poder de 2018. Son varios los pesos pesados que hoy recorren el país buscando el apoyo de los ciudadanos.

“Buenos días. Recuerden que tenemos un gran compromiso con la recolección de firmas”. Fue el mensaje que escribió esta mañana en su cuenta de Twitter el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, acompañado de un video de casi un minuto y medio en el que se ve a varias personas con banderas y gorras blancas y rojas en movilización gritando “mejor Vargas Lleras”, el nombre del movimiento que desde hoy recorre el país recogiendo apoyos para avalar su candidatura presidencial.

En el video, algunas de esas personas explican el porqué de su respaldo, entre ellas la exministra de Vivienda Elsa Noguera: “Vargas Lleras conoce como ningún otro este país, pero sobre todo porque tiene un gran corazón y le duele la gente, y trabajará por la construcción de un país mucho más justo, de un país lleno de oportunidades, de un país que genere muchísimo empleo. Por eso mejor Vargas Lleras”, dice la exfuncionaria. Otros argumentan que es un candidato que cumple, lo cual ha demostrado con hechos y resultados.

Lo cierto es que a partir del momento en que se hizo el anuncio de que el exvicepresidente iría por firmas y se inscribió en la Registraduría el comité de recolección, el país político sintió que arrancó en firme la campaña por la Presidencia 2018. Las redes sociales se han inundado de opiniones a favor y en contra, mientras se hacen análisis sobre si la decisión de Vargas Lleras obedece a una jugada estratégica buscando sumar respaldos de diferentes sectores políticos y con el objetivo de ponerse de igual a igual con quienes podrían ser sus eventuales y más fuertes contendores en la disputa electoral.

Como se sabe, Gustavo Petro, Alejandro Ordóñez, Clara López, Sergio Fajardo, Juan Carlos Pinzón y Piedad Córdoba avanzan desde hace varias semanas en la recolección de firmas para inscribir sus candidaturas. Y a esa lista podría sumarse Humberto de la Calle. Cabe decir que, según la Registraduría, hoy son 26 los comités de movimientos ciudadanos inscritos para recoger firmas a nombre de igual número de candidatos, la gran mayoría desconocidos para la opinión pública nacional, aunque otros no tanto, como es el caso de Jaime Araújo, exmagistrado de la Corte Constitucional; David Turbay, excontralor general o Carlos Caicedo, exalcalde de Santa Marta.

El pulso se da entonces, por ahora, en las calles del país, donde cientos de jóvenes, planilla en mano, abordan a la gente pidiéndole su respaldo. Mientras tanto, los futuros candidatos organizan reuniones con empresarios, líderes cívicos y comunidades, para exponer sus propuestas. O son invitados a centros académicos a dar charlas y conferencias. Están en una especie de “pre-campaña”, aunque ellos dicen que le están midiendo el pulso al país. Y según el calendario electoral, solo hasta el 27 de enero, cuatro meses antes de la elección, se dará inicio a la campaña presidencial.

Por eso, para analistas como Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), lo de las firmas se está volviendo “el mejor mecanismo para evitar cumplir las reglas y para no presentar informes de financiación de las campañas”, cuando al final terminarán aceptando los avales de los partidos. Según Barrios, las autoridades electorales deberían ponerle coto a esta situación mediante dos fórmulas: establecer, desde el momento mismo de aceptar el comité inscriptor, que los informes financieros se deben poner en línea y decir quiénes están financiando la recolección de firmas. Y que los partidos políticos nieguen la entrega de avales a aquellos que empezaron a recoger firmas.

Pero eso no está estipulado todavía y la ley permite que quienes recogen firmas tengan una mayor exposición ante la ciudadanía y en los mismos medios de comunicación. Y con el banderazo de Vargas Lleras, esa “pre-campaña” sí que se intensificará. Consultado el CNE sobre la estrategia, la respuesta es que se trata de algo que no se puede impedir y que la única forma de sancionar a uno de estos candidatos es que, al recoger las firmas, pidan el apoyo en nombre propio y no del movimiento significativo de ciudadanos, una frontera tan tenue que hace casi imposible establecer sanciones.

O quizás el asunto sea de acabar con tanta hipocresía a la hora de hacer política en Colombia. Como manifestó una voz cercana a la aspiración del mismo Vargas Lleras: “¿Y será que cuando Álvaro Uribe se va con sus precandidatos a las regiones a sus tales diálogos ciudadanos, y hace talleres y se reúnen con la gente, eso no es campaña? Por supuesto que sí, porque hasta le piden abiertamente a las personas que voten por el Centro Democrático”. Sea como sea, la pelea por el poder arrancó y con el pasar de las semanas es claro que las fuerzas se irán decantando y de seguro, al final, llegaremos al 27 de mayo de 2018, que es la primera vuelta presidencial, con menos aspirantes de los que hoy se ven, que son más de 30.

También Puede Ver

Estadio del Porto ‘se cae en aplausos’ en el regreso de Jackson Martínez

Ovacionado por los aficionados en el estadio, el banco de los suplentes, y felicitado por …