Inicio / Entretenimiento / Curiosidades / Por qué sentimos mariposas en el estómago, según la ciencia

Por qué sentimos mariposas en el estómago, según la ciencia

Seguramente uses la expresión “sentir mariposas en el estómago” cuando estás nervioso, tienes un evento importante o te enamoras de una persona nueva. Pero, ¿sabes qué respuestas brinda la ciencia para esta sensación?

Es muy probable que en alguna ocasión te hayas sentido nervioso por algo que está a punto de suceder, desde una cita romántica a una decisión importante, desde dar un discurso en público a tener una entrevista de trabajo. Las sensaciones son harto conocidas: lo que llamamos “sentir mariposas en el estómago”, un revoloteo extraño en lo profundo de tus entrañas que depende estrictamente de tu sistema nervioso, y que lejos de la poética que hay a su alrededor, también tiene una explicación científica detrás.

Según Bradley Elliot, doctor en fisiología en la Universidad de Westminster, debemos mirar hacia el sistema nervioso autónomo o neurovegetativo para explorar las raíces de este fenómeno. Digamos que este sistema se responsabiliza de que nuestro organismo realice toda clase de tareas sin necesidad de prestarles atención o voluntad, como la sudoración, la distribución de nutrientes o la regulación del flujo sanguíneo. Dentro del mismo existen dos subsistemas: el parasimpático y el simpático.

El primero se encarga de la producción y el restablecimiento de la energía corporal, activándose cuando estás relajado. El segundo, que se activa en cuestión de milisegundos, se responsabiliza de la inervación de los músculos lisos, el músculo cardíaco y las glándulas de todo el organismo, controlando gran parte del mismo en situaciones de peligro, estrés y/o miedo, segregando hormonas como la adrenalina o el cortisol. Dicho de otro modo, el sistema parasimpático provoca que te sientas relajado, satisfecho y somnoliento tras una copiosa cena, mientras que el simpático provoca que ante una pesadilla te despiertes o que el corazón te lata más rápido cuando escuchas un ruido atemorizante o vivencias un accidente.

Las mariposas del estómago no son fortuitas y están estrechamente ligadas a nuestra condición animal: obedecen al estado de incertidumbre, agobio, tensión o preocupación propiciado por esa cita, evento, compromiso o responsabilidad. El cuerpo lo interpreta como una amenaza o situación de peligro, requiriendo una respuesta fisiológica a la altura para poder sobrevivir. En este momento el sistema simpático toma el mando del organismo, propiciando que la sangre del intestino y del estómago se desplace en gran medida hacia las extremidades, fundamentales para correr o pelear en momentos de riesgo.

El desplazamiento de la sangre como medida del sistema simpático para conservar la vida tiene otras consecuencias: la ralentización de la digestión o el menor oxígeno en los vasos sanguíneos del estómago, ya que los músculos de este órgano aminoran la mezcla de los alimentos -todavía parcialmente digeridos-. Las mariposas que decimos sentir corresponden a la detección por parte del estómago de la escasez de sangre y oxígeno mediante los nervios sensoriales, generando un característico hormigueo que a veces incluye nauseas.

Sucede otro fenómeno paralelo a la “protesta” del estómago: la liberación de adrenalina que acompaña el sistema simpático genera dos consecuencias paralelas: la contracción de las paredes intestinales para aminorar el proceso digestivo y a su vez, la relajación de un músculo intestinal denominado esfínter anal externo. Es por ello que muchas veces sentimos ganas de acudir al lavabo ante una cita, examen o exposición pública.

 

También Puede Ver

Murió a los 65 años Paul Allen, cofundador de Microsoft

Paul Allen, quien hace 43 años fundó junto a Bill Gates la empresa que revolucionaría …