Inicio / Opinión / Duque en su primer año

Duque en su primer año

Por Rodrigo Villalba Mosquera
Del mensaje de renovación que esperaban los colombianos al elegir con más de 10 millones de votos al presiente más joven de la historia reciente del país, no queda mucho. Iván Duque, no sé si por de malas, por inexperiencia o por el fuerte liderazgo de Uribe, hoy apenas registra un 32% de aprobación (cifra Datexto), fruto de los tímidos resultados de su primer año de gobierno y de su idea de tener una relación ‘diferente’ con el legislativo, algo que es plausible pero que no le ha funcionado.

En el año de arranque no logró apaciguar el clima de polarización que vive el país -como lo prometió en campaña- sino que por el contrario lo agudizó, y con problemas de gobernabilidad.

Por todos estos temas y por la polarización, el gobierno nacional no ha podido visibilizar una agenda de país y nos movemos alrededor de la agenda del pasado gobierno, lo que ha hecho que Duque sea hoy un presidente sin sello propio.

El asesinato de líderes sociales –cerca de 500 sumados los excombatientes de las Farc- lo deja mal parado frente al tema de quienes creyeron en la paz, adentro y afuera. La migración de venezolanos -más de 1,4 millones- con sus problemas y costos, también lo afecta.

Pero el desempleo que pasó de un dígito a dos es grave. La economía se empieza a estancar con un crecimiento del PIB de 2,7% el año pasado y una cifra proyectada para éste cercana a 3%. Esta es la principal preocupación de los colombianos en las encuestas.

A Duque le correspondió implementar los acuerdos y por no contrariar el pensamiento de su partido, ha terminado sin mayores avances y sí con muchos reveses (Objeciones presidenciales a la JEP) que lo desgastaron políticamente. No hubo reforma política, ni reforma a la justicia, ni sacaron adelante los acuerdos políticos alrededor de la consulta anticorrupción por falta de liderazgo en el Congreso.

De su primer año queda por destacar que logró sacar adelante -aunque con muchos ajustes de parte del Congreso- la Ley de Financiamiento, la Ley del Plan y la Ley Orgánica Estatutaria de las TIC, un paso importante para la modernización en tecnologías.

Y frente a este panorama, Duque no hace el giro que requiere para reencontrase con la expectativa de cambio, renovación y nuevos liderazgos, en una sociedad todos los días más pluralista e incluyente.

Como vemos el balance no es el mejor y las expectativas inciertas. Dicen por ahí, “Como viene el desayuno, viene el almuerzo”. Si no hay un viraje total en el gobierno, no logrará encaminarse.

Por el bien del país, del gobierno y del presidente Duque, hacemos votos para que, en medio de las diferencias, Duque cree condiciones para “unirnos en lo fundamental”, como lo dijera Álvaro Gómez Hurtado.

También Puede Ver

Furilibertarios

Gustavo Gómez Córdoba @gusgomez1701 Considerables sectores de la sociedad, algunos de ellos vinculados al ejercicio …