Inicio / Opinión / La legalización de la coca en Colombia

La legalización de la coca en Colombia

Ricardo Rincón Villalobos

La presencia de cultivos ilícitos se ha convertido en un punto álgido de las sociedades golpeadas por el narcotráfico, la violencia y el conflicto armado, a la vez de ser uno de los mayores desafíos para los gobiernos, en este caso el colombiano, ya que se encuentra en debate del Proyecto de Ley No. 236 de 2020 del Senado “Por medio del cual se establece el marco regulatorio de la hoja de coca y sus derivados y se dictan otras disposiciones”, con el cual se busca, entre otras cosas, reducir eventos ilegales alrededor de la droga.

Pero ¿Cuál es el problema con la coca? Se tiende a definir la hoja de coca como cocaína, es decir, el compuesto químico extraído de la planta mediante un largo proceso que termina por seleccionar el alcaloide de la hoja convirtiéndolo en estupefaciente. No obstante, se debe diferenciar esta sustancia desde dos estados: el natural y el procesado, dado que varias de las discusiones se centran en su origen natural y la importancia de la misma desde la tradición y lo ancestral en contraposición a los procesos químicos que sufre esta planta para generar cocaína.

Al revisar un poco la historia se puede identificar la presencia de varias sustancias a lo largo de la humanidad cuya aceptación está en relación a los motivos por los que se emplean, las posiciones ideológicas, las consideraciones históricas y culturales y las políticas de Estado que amparen su consumo y comercialización.

Ahora bien, el problema mundial de las drogas mezcla argumentos morales, científicos, penales, económicos, culturales e incluso médicos, que deben encontrar puntos en común para la realización de políticas públicas para la regularización y legalización que tengan como enfoque los derechos humanos y la salud pública. En últimas, el problema radica en su ilegalidad más que en el daño que ocasionan, y en el contexto de su prohibición prevalecen fuerzas políticas. ¿Y ahora que queda? Con relación a Colombia, es necesaria una lucha contra las drogas sintéticas, las cuales, causan un daño mayor que las drogas naturales. Las drogas sintéticas se obtienen de sustancias químicas, que alteran los sentidos y en muchos casos por el poco conocimiento que se tiene al respecto, son impredecibles y tienen un acto riesgo para la salud humana. Es necesario que las instituciones y el Estado trabajen en la generación de políticas que garanticen la recuperación en la confianza y seguridad sobre las instituciones que permitan un manejo adecuado en la comercialización de sustancias y las garantías para una legalización limpia y sin corrupción.

También Puede Ver

La virtualización de las elecciones en el siglo XXI

Por Samuel Jiménez Rodríguez, politólogo Universidad de Buenos Aires La revolución digital del siglo XXI …